Calzado, Consejos

Cómo probar el calzado a l@s niñ@s

Cómo probar el calzado a los niños

Acertar con el número de calzado es importante para la salud de nuestr@s hij@s y, por lo tanto, es algo que nos trae de cabeza a padres y madres. Ocurre sobre todo cuando aún son muy pequeños y no pueden decirnos si el zapato les aprieta o les queda grande.

Aquí tienes algunos consejos para que sepas cómo probar el calzado a los niños y acertar siempre.

No utilices la técnica de meter el dedo en el talón. La tendencia de los niños y niñas más pequeños es la de doblar los dedos.

  • Revisa todos los meses el calzado para ver si le ha quedado pequeño. L@s niñ@s tienen los pies muy moldeables y casi nunca notan el dolor aunque los zapatos le opriman. La mejor forma de hacerlo es poniendo de pie al niñ@ y apretando con la mano para saber exactamente donde tiene el dedo gordo. Es importante que exista al menos 5 milímetros entre el dedo y el zapato.
  • Cuando vayas a comprar, prueba el calzado en los dos pies. Siempre hay uno más grande que otro.
  • Jamás pruebes el calzado con el niño sentado. No mide lo mismo el pie cuando está relajado que cuando soporta el peso del cuerpo.
  • Haz que camine por la zapatería. Fíjate que el calzado no “hace chancleta”. Un zapato muy amplio es igual de perjudicial que uno pequeño.
  • Es mucho mejor probar el calzado por la tarde, especialmente cuando hace calor. Los pies se dilatan a lo largo del día.
  • Comprueba el ancho y que haya suficiente espacio para que los dedos puedan moverse con naturalidad.
  • El calzado debe ser flexible. Fíjate si el pie se dobla con naturalidad y asegúrate de que no oprime el tobillo.
  • Si tu hijo o hija tiene el día “torcido”, es mejor que vuelvas en otro momento. También puedes llevarte el calzado a casa y probarlo con más tranquilidad.
  • No utilices la técnica de meter el dedo en el talón. La tendencia de los niños y niñas más pequeños es la de doblar los dedos. Es un acto reflejo. Lo más seguro es presionar con la mano en la punta para comprobar que los dedos están estirados y saber si existe espacio suficiente.
  • Lo mejor siempre es medir el pie, sacar la plantilla y poner el pie encima – hay calzado que lleva marcas para acertar con la talla – , utiliza medidores específicos,…
  • Compra en zapaterías especializadas y pide consejo. Los dueños y dueñas de estos establecimientos conocen muy bien el producto que venden y están acostumbrados a probar el calzado.
  • Por último, no tengas prisa en comprar el calzado para tu bebé. Lo mejor es que aprenda a caminar descalzo y sólo lleve zapatos cuando sepa caminar y lo haga en la calle.
Comprar medidor de pie para niñ@s

Espero que estos consejos te sirvan de ayuda. Ya queda menos para la llegada de primavera y tenemos que ir pensando en renovar el calzado de nuestr@s hij@s.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.