Reflexiones

Premio Madresfera

El sábado se celebró la gala de los Premios Madresfera y, por primera vez en la vida, me sentí como la protagonista de esas películas en las que todo acaba bien. ¡Gané!

A lo mejor te ocurre lo que a mí: siempre he sido “la que se queda a las puertas de…”, “la eterna finalista”… Pocos días antes de la gala, mi marido obtuvo el segundo puesto en unas oposiciones para las que sólo había una plaza. Todo muy normal.

Como comprenderás, mi actitud era de una absoluta tranquilidad, pensando que iba a ocurrir lo mismo de siempre. Además, entre los finalistas, se encontraba el blog Me pica la etiqueta. Para mí, uno de los mejores en moda infantil. ¡Cómo iba a ganar yo!

Me levanté tarde, desayuné, me puse una camisa, me pinté los labios de rojo, me conecté y me enganché a la gala. Me emocionaba con la alegría y, a veces, lágrimas de cada ganadora y pensaba: ¡qué suerte! ¡un regalo de Ikea! ¡tres cuñas de queso de la Dehesa de los Llanos!,… pero sobre todo en lo maravilloso que debía de ser ganar un premio tan importante en el mundo de la blogosfera.

Y así llegó el momentazo. And ther winer is… Pepa Shoes. Cataplum. La cara de mi hijo y la mía tuvieron que ser en un poema en aquel momento. Nunca lo sabremos porque quien supuestamente nos iba a hacer una foto, o sea mi marido, “estaba ocupado en otras cosas”. En fin…

¡Es una sensación muy extraña esta de ganar un premio! Entiéndeme, es la primera vez. Además no quieres repetir los topicazos de siempre: “este premio se lo dedico a mis lectoras”, “no me lo esperaba”, “¡ay, qué sorpresa”, bla, bla, bla… Pero es que esta es la realidad.

Por lo tanto, este premio te lo dedico a ti, lectora de mi blog.

¡Muchas gracias por tu apoyo!

A partir del minuto 50 puedes ver la “cara de mona” que se me quedó cuando dijeron el nombre de mi blog.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.